3.6.11

escafandras


Pasó la veleidosa emergencia sanitaria de costumbre
Ya no se habla de la gripe del pollo, ni de la del chancho...
¿se acuerdan de la aftosa? ¿de la epidemia de cólera? ¿a ustedes también les masticaban el cerebro en la escuela con lavarse las manos cada 3 horas? Generación de maniáticos por el lavado de manos como resultante de semejantes costumbres. Al menos se trataba de lavarse las manos, que dentro de todo no es tan terrible.
Ah, también pasó la época del aedes aegipti, cuando nos taladraban la mollera con lo de dar vuelta los recipientes plásticos.
Bueno, pasó Bush, pasaron las marchas en su contra que nunca se entendió muy bien si servían para algo.
Pasó el caos petrolero de BP que tiró agüita negra durante unos meses y que pretendía ser tapado con un tapón, como quien tapa una botella de grapa.
Bueno, Haití hace rato no es más que noticia de relleno para fines de semana sin internacionales en el “noticiero”. Ya no se habla de los terremotos en Chile, ni en Japón, incluso parece que ya no hay crisis atómica en dicho país...
Tampoco hay niño ni niña, ni Elián, ni balzeros, ni revolución en Egipto o Libia. En Libia cabe decir que tampoco hay invasiones de la pacífica y filantrópica comunidad internacional. La constante prosapia de mentirosos sensacionalistas medio no sabe de qué hablar, le sacaron el corte de los 7 viejos en los puentes por la pastera; se terminó el “debate” que nunca fue sobre los milicos criminales del golpe. En fin, la noticia del día, hace días que parece ser “Peñarol, Peñarol”, merito del Tony Pacheco supongo.
Cuando los diarios no tienen noticias amarillistas se dedican recorrer por la superficie el moribundo panorama informativo de un país sin sobresaltos, de un mundo que parece no tenerlos. No sea cosa de decir algo interesante. Cuando no tenemos algo alamante que decir, en su espacio decimos algo incongruente. Y así, día a día, se van ganando el pan. Los obreros del periodismo, que no son periodistas, son obreros del periodismo. Gente que roba fotos de sitios webs y cosas así.
Gente cauta, que sabe bien lo que conviene o lo que no. Gente, “periodistas”, que salen en propagandas de AFAPS o bancos, que hacen decenas de comerciales publicitarios. Porque ante la incredulidad de la gente sobre todo lo que tenga que ver con empresas financieras ¿qué mejor táctica que meter al “informativista” a darte consejos? Usar un periodista para un aviso publicitario es casi como usar un político. Lo único que se busca, burdamente y sin ningún tipo de delicadeza, es que la gente tomé tal dato como una noticia objetiva (como si fuese dada por el propio noticiero, esto es tan burdo que los propios avisos publicitarios tienen formato de “Flash informativo”). Ni mencionemos el hecho de que cualquier empresa que avisa en cualquier medio está comprando la seguridad de que ninguna noticia lo desacreditará (sino, fíjense en Buscadores, que le daba con un caño al CASMU hasta que los poco tontos directivos de esa funeraria, que bien podría ser un centro no clandestino de torturas, decidieron poner avisos publicitarios en su programa...), ese hecho pues, ni lo mencionemos. Podríamos ofender la inteligente habilidad de los empresarios dueños de los medios de desinformación para conseguir anunciantes mediante extorsiones.
El periodismo de hoy no solo se vende en cualquier aviso comercial, en el cual vende su escasa credibilidad a cambio de dársela a tal o cual marca comercial, sino que también compra lo primero que encuentra. Mújica manda a un diputado a hacer un mandado para que un proyecto de ley (que considero Justo pero Desinteligente, no viene al caso) y acto seguido, a dos días de eso aparece a los gritos subiendo impuestos a los millonarios estancieros para que la misma gente que lo repudió por “impedir la justicia” ahora lo vitoree por “hacer justicia” con los millonarios. En pocas palabras, sacó un impuesto de la galera para dejar un poco más contentos a los resentidos que como yo gustamos que los millonarios tengan menos para que los políticos despilfarren más.
Tan moña para la tribuna es la medida de los impuestos que ni siquiera se acordó de pegarle un grito a sus ministros, que encima son tan tarados que no se dan cuenta de por dónde viene la cosa y levantan la perdiz haciendo amenazas de renuncia en lugar de hacer mutis por el foro y llamar al telefonito rojo de Pepe para preguntarle qué tienen que decir.
En fin, otro bulo comprado por los medios sin la menor crítica periodística. Reproducido como “el loco lindo de Mújica le pone más impuestos a los millonarios excéntricos del campo”. Bueno, tampoco me olvidó de las hermosas, delirantes declaraciones que nuestro ilustre héroe patrio (el mejor presidente que hemos tenido hasta ahora por lo menos, lo cual indica el nivel de nuestros emblemáticos políticos) en una reunión con pequeños productores. Declaraciones en las que textualmente dice “teníamos un montón de tierra sin utilidad y con metales que valen una torta de guita adentro. Viene una empresa y me ofrece un platal para llevarse esa tierra que no usamos. Cuando se la vendo aparece un gurí ecologista y me dice ´ah no, pero yo quiero ver las vaquitas y pescar a la orilla del río´ ¿me estás jodiendo, loco?” solo se puede aplaudir un presidente tan pintoresco. Si Mújica no hubiera estado a días de un tiroteo con quien lo voy a comparar yo diría que es hermano de Jorge Batlle. Es que tampoco debemos olvidar eso, es la nueva onda entre los políticos. Hablar así nomás, salirse del libreto, decir tarasca, mosca, guita, 20 palos en vez de decir dinero... en fin, todo lo que sea medio callejero rinde. Porque la tribuna está llena de simios que van a aplaudir lo que sea. Siempre y cuando sea tribunero. Si les hablás difícil te quedan mirando y no te entienden. Así parece que piensen los demagogos de hoy. No dudo de las intenciones de Mújica, dudo de su sanidad mental. O de la que adolezcan quienes lo “están orientando”

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...