8.2.12

Aprenda a vivir con Jorge Traverso


Shubert Pérez (más conocido como Jorge Traverso) abrió inscripciones para un currito que armó, "El curso superior extracurricular (como si fuese necesario explicar que es extracurricular) para presentadores de TV"

La web inicia con un vídeo a todo trapo que no tiene desperdicio, Shubert es una especie de gurú televísivo new age que te habla en plan almacén, tuteándote. Se encarga de venderte el museo Zorrilla como si fuese importante a los fines de lo que supuestamente es un curso educativo.
Luego aparecen los burdos tejidos que hay detrás de curro, cosas como tener que postularse y ver si te aceptan para darte el curso (¿?), intentos de hacerte sentir exclusivo y de meter autobombo con frases como "el presentador es un profesional, no una casualidad afortunada" cuando basta con prender la TV para ver lo contrario o para entender que no, no son una casualidad afortunada, son familiares o amigos de alguien que sí es una casualidad afortunada.

Cuando uno se pone a mirar los detalles del "curso" no sabe si indignarse o reírse. Cosas como la explicación de que los cursos tendrán "clases magistrales" (la RAE dice que Magistral es "aquello perteneciente o relativo al ejercicio del magisterio", o en el peor de los casos "algo hecho con maestría").

Hay extractos que parecen tomado de un libro de autoayuda de la más baja calaña, cosas como:
Te pido amigablemente que tomes un pequeño tiempo para leer este mensaje que es para ti, futuro presentador de televisión.

Imagina. Imagina a miles y miles de ojos puestos sobre ti. Tu no los ves pero ellos están observándote con atención. Lo que ves es el ojo de una cámara dirigido hacia donde tú estás. Ese ojo registra todo lo que tú eres en ese momento. Cuando la cámara te mira te descubre por entero: tu presencia física y tu estado de ánimo, tu vigor o tu cansancio, tu autoridad o conocimiento para plantarte en situación, tus modales y tu destreza para sortear imponderables.


Lo increíble es que parezca no darle vergüenza todo este rollo. Otros pasajes del texto hasta tienen errores de expresión, pasando por encima de puntuaciones necesarias, y siempre regodeándose en el supuesto prestigio de salir en TV y recurriendo a fórmulas muy berretas, bien de autoayuda:


Debes pretender extraer lo mejor de ti, porque así harás una mejor televisión que es tu responsabilidad hacerlo. La audiencia y tu empresa te lo reconocerán. Aunque jamás esperes unanimidades. Como en la vida, en la televisión hay quienes encontrarán que tú no eres la persona con la que congenian o simpatizan. Pero debes curtir tu piel, para que ello no te separe de tus objetivos, para que tú no dejes de ser lo que eres, para que sientas seguridad en lo que haces y satisfacción por no hacer concesiones que te molesten en el alma.


Clap clap clap, ya saben muchachos ¡nada de concesiones que les molesten el alma!
Shubert tiene el detalle de poner su nombre en letra cursiva abajo del todo, emulando una supuesta firma, la cosa viene completa.
Después aparece la maravillosa parte en la que podés acceder al Cuestionario (superior y extracurricular) para aspirantes (de alguna sustancia), cuestionario que incluye toda estirpe de preguntas maravillosas sobre el miserable mundo de la TV, y a modo de tiroteo en un paredón le inquiere toda clase de preguntas tontas a los pobres desgraciados que deseen anotarse al supuesto curso para leer telepronters.
El curso vale $7500 por concepto de Matrícula (mínimo tendrían que darnos una chapa con nuestro nombre) y tiene un Costo mensual de $6000, se acuerdan de avisar que los cursos comenzarán cuando estén los primeros 30 alumnos seleccionados. Así que con cualquier calculadora solar podemos concluír: $7500 x 30 = $225000 (a la mierda) y $6000 x 30 = 180000 (sáquenmela un poquito).
Realmente uno se emociona cuando ve Shubert saliendo adelante en la vida, el pluri empleo es algo jodido realmente. Y para colmo de males el horario del curso te queda atravesado en todo, es de 11 a 14 hs, imposible cualquier cosa, es el horario que a Shubert le queda tiempo libre.

Si la página fuese eterna, uno tendría que reírse eternamente, el "Módulo I : El mundo en que vivimos" (¿vivímos no lleva tilde?) es un compilado de títulos delirantes y que suponen esas críticas blanditas a "la sociedad", como si tal cosa se extinguiése a partir de Tinelli para abajo. Supone un análisis de las "redes sociales" que realmente dan ganas de ver, porque puede ser tan rengo e improvisado que uno sólo puede tener ansiedad por divertirse viéndolo, dan ganas de pagar el curso, eso hay que reconocérselo a Shubert, dan unas ganas bárbaras de ir a reírse.
Módulo II: El presentador ante el espejo es bien New Age, boludeces incomprensibles como Retrato robot del presentador de televisión, ¿El presentador nace o se hace?, Qué ven cuando te ven (imagino a Shubert versionando la canción de Divididos), o la maravillosa "El éxito como idea: del hombre ancla a Bailando por un Sueño" (¿el hombre ancla es un superhéroe?).

La maldita página sigue, y llega a la mejor parte, desde mi punto de vista, que es el Módulo IV: El presentador sale a la cancha.

Hay cosas geniales en este "módulo": La elección de su perfil ideal en cámara. ¿El lado derecho o izquierdo de su rostro?. A la mierda, acá se pone pesada la cosa, una bibliografía inteminable, no cualquiera te dice que pedazo de la trucha te queda mejor.

Otras más: Las manos. Qué hacer con ellas. Pues yo se lo digo, tírelas por ahí, no sirven para nada.

Las piernas: un detalle que puede ser incómodo cuando se está sentado. Paaah, maravilloso, ni a mí se me había ocurrido, es verdad, las piernas joden ¡sáquese las piernas también!

Una prueba capital: caminar ante cámaras mostrando el cuerpo entero. Ah bueno, está sí que es una prueba, no cualquiera te camina ante las cámaras de cuerpo entero, reíte de las modelos caminando con el libro sobre la cabeza, esto es disciplina militar, acá hay horas y horas de entrenamiento (vos entrenás y Shubert miente).

Los cortes de cámara. Cómo girar la cabeza.
Pah, a la altura de "Su perfil ideal", no cualquiera te gira la cabeza, Shubert también enseña a parpadear.

Reír en cámara: algo que no es para todos. Sin palabras, Shubert lo ha dicho, no cualquiera ríe ante cámaras... en este momento ya se parece a un personaje exótico de los de Peter Capusotto.

Y para completarla con la onda New Age: Preparación para la batalla: alimentación, descanso y concentración.

Bueno sería que Shubert se dedique a convertirse en periodista, para no seguir autodenominándose como tal cuando no es otra cosa más que un lector de telepronter que sabe girar la cabeza y dónde meter las piernas cuando está sentado, cosas que sólo una casta de elegidos puede hacer.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

vivimos no lleva tilde. por lo demás clap clap.

Anónimo dijo...

Selente (Mike)

:X dijo...

es grave y termina en s, así que no lleva tilde, primito.

:X

Anónimo dijo...

Vos hacés todo eso porque no sabés donde meter las piernas, sos un envidioso.
No sigo comentando porque me voy a ir a anotar al curso, chau.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...