26.9.18

Esperar y desesperar (Cioran y el nihilismo)


¿Qué es el nihilismo radical? Es un no a la vida que puede conducir a un desapego que permite vivir. Es lo que ocurre con Cioran. Se suicidia el desesperado. El que desea esperar algo y encuentra nada. Eso es nihilismo a medias, nihilismo de confeti. Quien nada espera no puede desesperar. Esta es la coherencia de Cioran, un nihilismo maduro.

21.9.18

Marx estaba equivocado

CAIRNS
Rebecca Cairns
(...) "la miseria se agudiza vertiginosamente", una tesis avanzada por Marx en 1848, a juicio de las izquierdas compatible con que en 2018 el planeta sostenga diez veces más habitantes, y haya multiplicado por tres tanto la esperanza de vida como la renta per cápita. Siglo y medio de experiencia no basta para tocar una coma de la idea fija, que empezó blindándose como revelación y quiso luego pasar por humanismo, basada siempre en que "los de abajo" se venguen al fin de "los de arriba".
Antonio Escohotado

16.9.18

Hobbies de Dios:


  • Apretar pero no ahorcar
  • Ayudar al que madruga
  • Saber por qué hace las cosas
  • Crear gente para que se junten
  • Necesitar otro angelito en el cielo
  • Tener tiempos perfectos
  • Obrar de formas misteriosas
  • Cerrar puertas y abrir ventanas
  • Darle pan al que no tiene dientes
  • Pagar deudas ajenas
  • No permitirle a las personas que están bien con el diablo, estarlo también con él
  • Saber solo él (porque solo Dios sabe)
  • Intervenir en partidos de fútbol
  • Darle las peores batallas a sus mejores guerreros
  • Preguntar poco y perdonar mucho
  • Disponer lo que el hombre propone
  • No jugar a los dados
  • Mediar en intervenciones quirúrgicas de alta complejidad para a través de ellas y de los 50 años de carrera y 7 posgrados del neurocirujano obrar milagros

10.9.18

Embajadores, vanitas y arte

Holbein pintó en el S XVI este cuadro, llamado Jean de Dinteville y Georges de Selve, pero conocido como "Los embajadores" ya que ellos eran dos embajadores, uno político y otro religioso.
¿ven el vanitas anamorfoseado en el piso de la obra?
Hay muchísimos detalles propios de una obra que parece de dimensiones "normales" pero mide más de 2 mts de lado. Muchos elementos de lo último en tecnología de la época están en el cuadro. Habría que hacer una versión actual con un GPS, un IPad, un IPhone, una Tablet, un Drone y una MAC ahí atrás.


Los relojes eran un lugar común en las obras de Holbein. Hay que ponerse en situación, medir el tiempo era un problema en ese momento, más que una certeza, y por eso la tecnología para medirlo era especialmente valiosa.
La reunión existió: Los embajadores se vieron en Inglaterra literalmente para ARREGLAR EL MUNDO (o sea Europa), sumida en una crisis espiritual y política. Y es bueno comentar que no hay un (1) sólo vanitas en la obra, hay otro, presente en un broche. Atrás y la izquierda, tan escondido que en muchas reproducciones ni aparece, está un crucifijo.
Crucifijo
Dijimos que querían resolver el mundo (o sea Europa, insisto). Bueno, uno de los mapas (el GPS) presentes en la obra NO CASUALMENTE está dado vuelta. Hasta puede verse la división producto del tratado de tordesillas, y "el nuevo mundo" en las costas de Brasil. 
Este es importantísimo para dejar en evidencia algo que NO SIEMPRE tenemos en cuenta, y es que los cuadros expresan una geopolítica, trasmiten ideas. En ese globo terraqueo invertido si miran bien verán la ruta de Magallanes trazada.
También hay un Laúd (un viola sería hoy), que simboliza la afinación, el equilibrio, acerquen la imagen, TIENE UNA CUERDA ROTA.

Laúd, detalle
Esto es propio del renacentismo, mezclar distintas artes, un arte transdisciplinario. Además de llenito de simbolismos y detalles, estos cuadros son para hacer libros enteros sobre ellos. El libro al lado del Laúd tiene un himno luterano, veremos que el cuadro hace lobby por Lutero:

Lutero a full
Cada elemento de tecnología que vean interpretenlo como "el poder" o como diría Foucault, un producto mecánico que expresa una relación de poder. O sea: LO TIENEN TODO. Pero abajo hay un VANITAS, la muerte, no importa cuánto (poder) tengas, te vas a morir.
Hasta la ropa dice cosas, es fastuosa, opulenta para la época. La ropa denota el excentrismo de los embajadores, que tampoco evitará la muerte representada en el vanitas.

El que está invertido no es el único globo en la obra, hay otro con las constelaciones en el que destaca La galia (el gallo, Francia) en posición de ataque.
Tanto Inglaterra como Francia tenían un desacuerdo gigante con el papado central y el reinado español, el cuadro lo expresa, es un corte de mangas enorme.
Las anamorfosis estaban de moda en Inglaterra sobre esa época. 

retrato 100% anamorfósico de Eduardo VI, William Scrots:
El vanitas es un tópico común en el arte, representa la vanidad, no en el sentido de arrogancia sino en el de insignificancia. El craneo es un memento mori artístico, recordá que te morís:
 

Los embajadores son tan icónicos que hasta Fred, Jung y Lacan se aventuraron a usarlo en sus reflexiones. La anamorfosis del vanitas que te recuerda que siempre te vas a morir puede corregirse usando una cuchara:



Los vanitas se inspiran en este fragmento del Eclesiastés (la única parte decente de TODA la  biblia): «Vanitas vanitatum omnia vanitas»
Lo que se hace es simbolizar la vacuidad de las artes, el conocimiento y los placeres, ante la evidencia empírica (hasta ahora al menos) de que la muerte es un imponderable que siempre va a suceder.
Humo, relojes de arena, fruta podrida, burbujas; son todos vanitas, son todas representaciones de lo mismo. Es muy loco el habitáculo conceptual en que se desliza el signo sobre el significado para conectar una burbuja con el carácter efímero de la vida.
Si quieren ampliar este tipo de ideas les sugiero que lean a Fernando Pessoa, uno de los tipos que sin nombrarlos más desarrolló este tipo de conceptos vinculados a lo innecesario pero inevitable de dejar un legado mientras vivís.

8.9.18

98

The Execution of Lady Jane Grey, The Nine Days Queen - 1833 - Paul Delaroche


después de 98 años padeciéndola entendí que la vida no tiene sentido.

C Lèvi Strauss

5.9.18

La dialéctica del enemigo


Sumergidos en la dialéctica del enemigo. El otro odia, yo lo acuso, yo no odio. Y el otro me acusa, dice que yo odio, que él no odia. Reverbera como una disonancia cognitiva, un gap entre lo que somos y lo hacemos. Pongamos que es una patología social, como esa que acusan unos u otros cuando dicen "el gasto del estado es síntoma" de tal cosa, o ese "pensamiento facistoide es una enfermedad que tenemos". Concebir la sociedad como un cuerpo, sometido a infecciones (curables mediante cuarentena, intervenciones medicamentosas o extirpación) y pulsiones instintivas, se llama BIOPOLÍTICA, y es una forma de pensar, no una verdad instalada sino un orden del discurso. Hablamos de la narrativa del silencio, porque la sociedad es, básicamente, un colección de ausencias de sonido en la que uno escucha lo que elige o quiere. Uno escuchan "marcha multitudinaria" y otros escuchan "manifestación aislada", enterrada en la disonancia cognitiva la comunicación es ruido, que casi es lo mismo que el silencio, la nada misma, algo que parte pero no llega, todos lo interpretan según sus pulsiones.   

Entrada destacada

Ontologías: Fantasmas

transitorio o permanente da lo mismo, es el abatimiento toma cuerpo y se dispone al nudo. señores, no existen cosas tales como los espectr...