31.3.17

claro, casi una marca de agua



es un mundo de apariencias este. un lugar donde parecer tiene un doble sentido, decirle al resto algo que se supone que se es, y maquillar un paso en falso interior, un sitio de incomunicación donde no sabemos qué hacer, cómo lidiar con una situación. donde la mampostería queda en evidencia es donde la fisura deja filtrar luz, como en los paradigmas científicos, una fisura se va erosinando y crea una cavidad por la cual ya se hace insostenible la realidad circundante. el mundo te apabulla explicándote lo que sucede a tu alrededor, y no verlo es únicamente no querer darse cuenta.

26.3.17

In girum imus nocte et consumimur igni

«Damos vueltas por la noche y somos devorados por el fuego», tal vez se hayan percatado de que “In girum imus nocte et consumimur igni” es un palíndromo (se lee tanto de izquierda a derecha como de derecha a izquierda). Es probable que este texto (que en sí ya es un enigma) sea una adivinanza cuya solución sería (según los intérpretes) las mariposas (o las polillas), las antorchas (las carreras de relevos de antorchas representaban la sucesión de las generaciones humanas en la ciudad) o los demonios (es, de hecho, conocido como “el verso del diablo”).
Yo prefiero ver en la frase algo cotidiano, dormir y soñar con cosas fugaces, con entropías alteradas.

22.3.17

sucesión


la intensidad del acontecimiento pasa a un ritmo que no podemos entender. nuestra incapacidad no es más que la evidencia de lo grande que es la dimensión. todo se parece a una sucesión de tomas falsas, escenas en las que la cámara no estuvo encendida, ensayos involuntarios. convendría tomarse un café mientras la vida cicatriza, huir del asedio del reloj y el ruido que no para, la constancia de la heladera. amar es tratar de explicarle mecánica cuántica, ves que no entiende, tus limitaciones técnicas se hacen indisimulables, y seguís, y es difícil, y seguís.

7.3.17

Leer es un poco como tejer (dicho por alguien que nunca tejió en su vida)

​Wittgenstein hizo famosa la frase "mi mundo termina donde termina mi lenguaje". No lo recomiendo, es un entreverado, uno puede perder la vida entera tratando de entender sus tablas de verdad. En "Sobre la traducción", Ricouer escribe que "es imposible traducir", me parece un dato no menor pero está bueno apuntar que yo eso lo leí traducido... vendría a ser una aporía. De Aldous Huxley recuerdo como al pasar que dice que "el hombre es una máquina de abreviar", asumo que es un ​ejemplo de literatura confluyendo con teoría... si los habrá... Borges el más popular tal vez. Recuerdo el Golem, en especial la primer estrofa. A esa cita la complementaría con la del Gorgias que dice que "nada existe, si algo existe no es cognoscible por el hombre; si aún así fuese cognoscible, no sería comunicable".

1.3.17

Bosch, la vida, la muerte y comerse a sí mismo

El jardín de las delicias, detalle
Asumimos (y no es que esté mal pero está bueno ampliar la información) que la vida, esa condición que usufructuamos, depende de sí, es vida en sí misma. Más allá de aquella vieja sonata freudiana de impulsos entre el Tánatos (pulsión de muerte y destrucción) y el Eros (pulsión de vida y creación) la biología explica que la vida es posible gracias a la autofagia y la apoptosis. Estos dos procedimientos (la autoconsumición y la muerte programada) permiten que la vida se prolongue y desarrolle correctamente. Detalles no menores como el desarrollo de manos en los embriones requieren que las células de las membranas intermedias inicien un proceso apoptótico para que los dedos puedan separarse. Del mismo modo, la autofagia celular remueve proteínas antiguas que se tornan obsoletas o están dañadas; este procedimiento se relaciona con la prevención de enfermedades degenerativas que hasta hoy carecen de información suficiente como para permitirnos desarrollar curas apropiadas.
De tal modo, lo que entendemos con todo esto es que parte de la vida depende de comernos a nosotros mismos y de la muerte programada de las partes (que en este caso no necesariamente determina la muerte del todo, de hecho casi nunca lo hace). Es un jardín de las delicias biológico de boschiana complejidad, capaz de marearnos al primer intento de adentrarnos en los sinuosos pasillos de ese bosque diverso que es la vida. Nada termina de ser, todo resume un poco del resto. La identidad es aquello que por convicción decidimos creer, el resto es un aleph enmarañado de cosas no suceptibles a las calificaciones que solemos darles. Lo vivo va muriendo.  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...