24.9.17

Tercera guerra mundial

Todo comenzó casi como un chiste, Apple y Microsoft se lanzaban diatribas por momentos graciosas, juzgaban la calidad de sus respectivos productos como superiores a las de su competidor. De pronto notamos que en las visitas escolares que los niños hacían a las plantas de producción, las directivas empresariales sumaron divertidas coreografías, como para entretener a los niños. "Juegos que buscan trasmitir los valores de la compañía", se defendían desde sus oficinas los empresarios.
Los comerciales publicitarios también comenzaron a incluir estas coreografías que, poco a poco, fueron mutando. Al baile divertido, coordinado y locuaz se le fue sacando la música que lo acompañaba, en cuestión de meses se pasó de ser una simpática coreografía a un desfile militar apenas acompañado por unos redoblantes repicando en marcha imperial. En cuestión de menos de un año ambas corporaciones se estaban declarando formalmente la guerra a través de sendos comunicados llenos de eufemismos y palabras comercialmente agradables, la tercera guerra mundial era un éxito. Una guerra entre empresas, como debió haber sido desde el comienzo, nada de países, ese anacronismo vetusto parecido a una cortina de lana carcomida por polillas y que ya no era necesario. A los bandos se fueron sumando sus respectivos aliados, Pepsi de un lado y Coca Cola del otro, Mc Donalds Vs Burger King, Louis Vutton Vs Channel, la guerra había comenzado. Unos bajo el estandarte de la alegría ("Por un mundo más feliz", su slogan) y los otros reivindicando la calidad ("Tu calidad dice más que tu sonrisa", atacaban). Una guerra cool, llena de colores vivos, edulcorante y hermosas canciones pegadizas rebosantes en ánimo. Una guerra TOP que sería la envidia de todas las guerras del lejano S XX, lentas, analógicas, formales y imaginarias. Elijan su bando.

20.9.17

Ontologías: La Culpa

La culpa es un animal moribundo entre los árboles secos de un bosque dormido, en un verano infernal. Mosquitos le pinchan y no siente nada. Sólo conoce el pánico, ni siquiera el miedo (que no es sino una forma primitiva de pánico), la culpa sólo sabe morir de miedo aterida en el fuego y escondida en la maleza. Y cuando del miedo huye, ahí la vemos. Con magnificente urgencia, angustia es su disfraz, imposible ignorarla, la culpa inunda como emergencia, aparece estés donde estés, haciendo lo que sea que hagas. Y reclama que te rindas, te teme porque conoce que podés matarla, y piensa luchar contra eso.

15.9.17

Gusanos de Nidaros

Representación digital de un Gusano de Nidaros
Estos anélidos mencionados en numerosas publicaciones de biología datadas en el S XIX son formas de vida nada superiores a las presentes en el reino protista. Según comentan crónicas como la de Edvard Francis Olm (How to catch a Nidaro´s Worm, 1821) estos particulares seres están compuestos de energía condensada, habitan en las vibraciones sónicas y son virtualmente imposibles de retener más que por milésimas de segundos. Se ha teorizado sobre la eventual inmortalidad de éstos pero tales afirmaciones son por demás fantasiosas (sabido es que ante la ausencia de datos empíricos se tiende a imaginar las explicaciones) ya que a duras penas su existencia es corroborable. Perseguidos por decenios, poseyeron una naturaleza que nos es tan ajena como incierta, se los señala como "ratones de laboratorio" de los primeros experimentos de Nikola Tesla (de hecho, Marc Seifer, biógrafo del científico, afirma que fue Tesla quien extinguió a los Gusanos, tras numerosas e imprudentes investigaciones desarrolladas con los mismos). A través del tiempo los seres humanos han creado diversas hipótesis sobre formas de vida carentes de sustento físico, engendros cuya esencia radicaba en la energía materializada, los Gusanos de Nidaros parecen haber formado parte de esa fauna quimérica y por demás compleja. Según las pocas referencias que existe de ellos, se sabe que cualquier forma de vida convencional llama su atención, no se los considera tímidos. Su apariencia es desconocida porque quienes se ha topado con ellos no sobreviven el tiempo suficiente para llegar a dar una descripción fina. Se los ha referenciado en varios colores, y se dice que tienen varios probóscides cortos y huecos, útiles para drenar los líquidos corporales de sus víctimas, y que excretan un extraño pus de color azul.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...