10.8.15

post inquietante

El valle inquietante es una hipótesis en el campo de la robótica que afirma que cuando las réplicas antropomórficas se acercan en exceso a la apariencia y comportamiento de un ser humano real, causan una respuesta de rechazo entre los observadores humanos. El «valle» en cuestión es una inclinación en un gráfico propuesto, que mide la positividad de la reacción de las personas según el parecido humano del robot.

El término fue acuñado por el profesor experto en robótica Masahiro Mori como Bukimi no Tani Genshō (不気味の谷現象) en 1970. La hipótesis ha sido vinculado con el concepto de Ernst Jentsch de la identidad «inquietante» en un ensayo de 1906 titulado «En la psicología de lo inquietante» (On the Psychology of the Uncanny). El concepto de Jentsch fue elaborado por Sigmund Freud en un ensayo de 1919 titulado «Lo inquietante» ("Das Unheimliche").

La hipótesis original de Mori declara que cuando la apariencia de un robot es más humana, la respuesta emocional de un observador humano al robot se irá haciendo cada vez más positiva y empática, hasta cruzar un punto a partir del cual la respuesta se vuelve una fuerte repugnancia. Sin embargo, cuando la apariencia del robot continua convirtiéndose menos distinguible de la de un ser humano, la respuesta emocional se vuelve positiva una vez más y se va aproximando a niveles de empatía como los que se dan entre humanos.



Este bache o valle de respuesta repulsiva entre un robot con apariencia y comportamientos "casi humanos" y una entidad "totalmente humana" es lo que llamamos valle inquietante.

1 comentario:

Alex dijo...

¡ORALE!
Recorde esta escena
https://www.youtube.com/watch?v=Q7ei5PNfrps

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...