5.4.18

El museo de arte en la Luna

Museo Lunar. La pija pertenece a Warhol, claro
Año: 1969, el hombre llega a la luna, como ya saben. El escultor Forrest Myers decide que hay que poner arte ahí arriba. Contacta con 5 artistas: Robert Rauschenberg, David Novros, John Chamberlain, Claes Oldenburg y el mago POP, Andy Warhol.
"Mi idea era juntar a seis grandes artistas y crear un pequeño museo que estuviera en la luna", dijo Myers. 
No fue soplar y hacer botella, la NASA (logicamente) nunca le respondió sus comunicaciones, por lo cual hubo que contrabandear el museo entero. Hicieron una obra de arte MUY pequeña entre los 5. Tan pequeña que cabía en un zócalo de cerámica.
Myers contactó con la E.A.T., una organización que incentiva el contacto entre artistas y científicos, a través de ellos conoció a  un loco de la guerra que trabajaba en la construcción del modulo lunar del Apollo 12. La obra (el museo, presente en la foto) fue colocado en la pata de un módulo lunar que quedó, junto con otros objetos, en nuestro satélite natural.
El astronauta caído
Hubo más casos: En 1971 tuvimos otro caso de arte en la luna. La obra se llama "El astronauta caído", y se trata de una escultura de aluminio (8,5 cm de alto) de un astronauta. Es obra del belga Paul Van Hoeydonck. Quedó en la Luna tras la visita del Apolo 15.


Balashova

Un poco más atrás:En los años 60, la rusa Galina Balashova (foto) era una arquitecta reputada en Moscú, y fue encomendada a una tarea muy espacial especial.
Korolev, el ingeniero jefe del programa espacial ruso estaba abocado a resolver un problema de los habitáculos espaciales rusos, que los convertía en claustrofóbicas cámaras de torturas donde lo único que sobraba era la incomodidad. Contactan a Galina, que se convierte en la única mujer del equipo (y única arquitecta), lo cual no evita que rápidamente se haga con el control de la situación. Necesitan un diseño HUMANO. Los ingenieros rusos son ingenieros pero ante todo SON RUSOS, y como tales sólo pensaban en la utilidad de las cosas, no en que alguien debía de vivir ahí. Así que Galina diseña el interior de las Soyuz (foto inferior, un cohete transportantando una), diciendo: hay un arriba y un abajo.
Soyus, 1975
Estudió las diferencias cromáticas del habitáculo, teniendo en cuenta su eventual influencia en los cosmonautas, y hasta evaluó cómo quedaban en los monitores B/N de la nave.
El detalle fue que puso un par de cuadros dentro de la nave. Uno con un paisaje nevado y otro de un verano en el mar negro. Arte que iba al espacio. Ella pensaba que era importante que los cosmonautas tuviesen algo que les recordase de donde venían. Y todo esto en 1964 (5 años antes q el Apollo).
Esos cuadros se quemaron en la reentrada, estaban en una parte prescindible de la nave.
Galina nunca tuvo intención de ir al espacio: "I was alone working with only men, and they treated me like a servant", dijo. Así que seguramente el primer arte (humano, al menos) en el espacio fue una acuarela, rusa y de una mujer.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...