25.9.16

banach tarski emocional

La paradoja de Banach–Tarski es parte de la teoría geométrica de conjuntos y dice algo así como que dada una bola tridimensional, existe la posibilidad de descomponerla en un número finito de piezas, que pueden juntarse de nuevo siendo ensambladas de modo diferente para dar dos copias idénticas de la bola original. este proceso no requiere de ninguna magia, los cálculos desarrollados por los dos autores (banach & tarski, claro) explican (teóricamente, al menos) esta posiblidad. se llega a conclusiones tales como "un poroto puede ser desarmado para volver a ser armado con el tamaño del Sol", entrecomillado que tal vez resulte apenas exagerado, cuando menos. 
lo que trae a banach y a tarski a la idioteca no es tanto su paradójico teorema (muy romántico pero incomprensible para un lelo en matemáticas como yo) sino su aplicación emocional. el apego psicológico a otras personas, que forma parte de eso que muchos confunden con el concepto ilusorio conocido como "amor", responde frecuentemente a una lógica banach-tarskiana. podemos trozar nuestra magnitud inicial de apego para volver a ensamblarla en dos apegos del mismo tamaño, independientes uno de otro. lo complejo de la comprensión de un proceso paradójico es lo que genera el conflicto del ser que "ama" a dos personas (o más) al mismo tiempo. la psicología (por ponerle una palabra, asumo que el lector, Ud, me va a sobreentender) no entiende de leyes de atracción o no, los mecanismos que operan en nuestra forma de sentir seguramente no podamos comprenderlos ni nosotros mismos. y no es raro que nosotros no sepamos explicar cómo, porqué o de qué forma queremos lo que queremos (o lo que creemos querer), es harto razonable que no entendamos qué es lo que sentimos, del mismo modo que una serpiente es ciertamente incapaz de explicar como es que se las ingenia para reptar, de ese modo nosotros tampoco podemos comprender la lógica de lo que somos, nuestra naturaleza. 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...