13.3.12

Loop


A veces sentimos que la vida se repite constantemente. Un eco o disco rayado en el que siempre las cosas son idénticas, un amanecer atardeciendo constante de soles que bajan y suben y bajan y suben... y bajan. A veces sentimos el cambio de piel ardiendo entre cada parte de nuestro cuerpo, sentimos la fría rutina, la arandela en la máquina, la producción en serie. Salimos a la calle y recorremos un par de cuadras para encontrar al mismo indigente pidiendo las mismas monedas en la misma esquina. Esperamos los mismos minutos en el mismo semáforo para poder cruzar delante de los mismos vehículos bajo el amparo cuidadoso de la misma luz verde. Codeamos la misma persona apurada que nos enfreta cada vez que nos sentimos así y pisamos la misma baldoza floja con el mismo grado de sorpresa siempre para luego sentir la misma molestia cuando nos salpica el agua embarrada, que a pesar de estar rodeada de una interminable serie de mismiedades nunca es la misma agua embarrada. Después de ese pequeño paseo y a pesar de nuestra búsquedade una alteración en la interminable serie de calcos diarios que llamamos vida, es que a veces sentimos que la vida se repite constantemente. Un loop, un eco o disco rayado en el que siempre las cosas son idénticas, un amanecer atardeciendo constante de soles que bajan y suben y bajan y suben... y bajan. A veces sentimos el cambio de piel ardiendo entre cada parte de nuestro cuerpo, sentimos la fría rutina, la arandela en la máquina, la producción en serie. Salimos a la calle y recorremos un par de cuadras para encontrar al mismo indigente pidiendo las mismas monedas en la misma esquina. Esperamos los mismos minutos en el mismo semáforo para poder cruzar delante de los mismos vehículos bajo el amparo cuidadoso de la misma luz verde. Codeamos la misma persona apurada que nos enfreta cada vez que nos sentimos así y pisamos la misma baldoza floja con el mismo grado de sorpresa siempre para luego sentir la misma molestia cuando nos salpica el agua embarrada, que a pesar de estar rodeada de una interminable serie de mismiedades nunca es la misma agua embarrada. Después de ese pequeño paseo y a pesar de nuestra búsquedade una alteración en la interminable serie de calcos diarios que llamamos vida, es que a veces sentimos que la vida se repite constantemente. Un loop, un eco o disco rayado en el que siempre las cosas son idénticas, un amanecer atardeciendo constante de soles que bajan y suben y bajan y suben... y bajan. A veces sentimos el cambio de piel ardiendo entre cada parte de nuestro cuerpo, sentimos la fría rutina, la arandela en la máquina, la producción en serie. Salimos a la calle y recorremos un par de cuadras para encontrar al mismo indigente pidiendo las mismas monedas en la misma esquina. Esperamos los mismos minutos en el mismo semáforo para poder cruzar delante de los mismos vehículos bajo el amparo cuidadoso de la misma luz verde. Codeamos la misma persona apurada que nos enfreta cada vez que nos sentimos así y pisamos la misma baldoza floja con el mismo grado de sorpresa siempre para luego sentir la misma molestia cuando nos salpica el agua embarrada, que a pesar de estar rodeada de una interminable serie de mismiedades nunca es la misma agua embarrada. Después de ese pequeño paseo y a pesar de nuestra búsquedade una alteración en la interminable serie de calcos diarios que llamamos vida, es que...

1 comentario:

Tefa dijo...

te luciste

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...