22.3.14

casi un manifiesto


educan a las personas para vivir en función de la comunidad a la que “pertenecen”, asumir sus valores, tradiciones, etc. básicamente se educa para obedecer algo. el "altruísmo" como valor intrínseco al ser humano y la afirmación del "otro", su valoración como la-cosa-que-somos. una otredad (cortázar) sustitutiva de lo personal. 
creo que cualquier persona en cualquier momento de su vida, tiene legitimidad sobre sí mismo como para considerar y modificar lo relativo a sí misma, incluido el propio hecho de seguir presentando señales de vida.
el borde grotesco del control que el ser social tiene sobre el ser individual está en la democracia como forma de gobierno. no se me ocurre, aún así, otra forma de gobierno, suponiendo que deba haberla. pero la evidencia de la legitimación en la masa rompe los ojos.
está claro que acatar sin pensar todas normas o algunas de las que limitan el autogobierno personal es también ejercer una opción, el contrato social de rousseau es un chamuye elaborado que no hace sino limitar a personas, pero muchas veces los implicados no se sienten limitados, o están dispuestos a sentirse así a cambio de algunas ventajas que el sistema proporciona (la existencia de licuadoras, encendedores o condones, supongo como ejemplos de las ventajas de lo que llaman civilización...) 
quienes no quieran aceptar el hecho de no querer que el resto elija por uno, sean mayoría o no, están en su derecho de no hacerlo, pero no de imponernos las consecuencias filosóficas y políticas de su modo de vivir

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...