10.10.11

Yo era yo, pero él se ha ido


Jorge medina vidal supo contar durante sus clases de los años 80, la historia de charles chaplin.
Quien al ser solamente un niño vivía en la calle mendigando y un día se encontró con un hombre recio que le hospedó en su pequeña habitación para permitirle dormir en el piso, al pequeño charles.
Chaplin se vió hospedado por este amable hombre numerosas veces pero al despertar nunca lo encontraba despierto. Un día chaplin despertó muy temprano y se encontró con el hombre armando el nudo de una soga.
El amable hombre que le hospedaba era nada menos que el verdugo de la ciudad de Londres.
Dice Medina Vidal que nadie es exactamente igual a sí mismo, y que allí hay un ejemplo claro de este tipo de ascepciones de la personalidad; “verdugos tiernos, pervertidos honrados y cuerdos insensatos” los hay a paladas, y el ser una cosa no quita la otra. “la forma más elevada de la moral reside en suspenderla”, decía Medina Vidal.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...